Walter Rubén Blanco y Sergio Avelikian, conforman una sociedad que apuesta a seguir un único objetivo: “excelencia en la fabricación de pastas artesanales”, y sin duda, el más claro aval de esta premisa lo dan los 35 años de vida de La Central.

Distinguido con la Cinta Azul de la Popularidad ( 1995)